Escrito por : Ivette Soto lunes, 13 de mayo de 2013



Hola.. 
Hoy quiero hablar de un tema donde muchas personas se pueden sentir identificadas.. cuando la vida apesta! En ocasiones vivimos la vida de manera automática, sin rumbo ni propósito, sin ningún tipo de interés mas que el de competir con el vecino, con los compañeros de trabajo o incluso con nuestra pareja para mostrar nuestra supremacía y  un valor del cual honestamente carecemos pues de otro modo no necesitaríamos artilugios externos para demostrar lo que somos ¿Y qué es lo que pasa cuando no logramos nuestros objetivos? Que la vida nos apeste mas! 

Nos llenamos de odios, rencores, deseos de venganza, hacemos una tragedia donde no la hay y nos convertimos en víctimas.. ahhh  la víctima que atrae toda la atención en la historia... que bien se siente tener audiencia! Pero... ¿qué pasa? que muy lejos de sentirnos bien con esta audiencia nos sentimos más miserables,  más hundidos en el fango, más rencorosos y más amargados y la vida continua apestando más que nunca.

Si conoces este patrón, tengo noticias para ti; hay una forma de sacudirte del mal olor y de cambiarle la fragancia a tu vida, ese perfume tan cotizado se llama RESPONSABILIDAD  es una escencia sumamente costosa pues requiere sacrificio para adquirirla, la responsabilidad, es algo que nos permite darnos cuenta de que la vida es mas que una competencia inútil y que al contrario es sentido de amor y pertenencia, que más importante que ir y comprar un vestido para ver lo bien que luzco es el instruir mi mentalidad para cuando me observe frente a un espejo pueda ver el reflejo de mi belleza interior, que nadie es más importante o mas valioso o más inteligente que otro, sino que todos somos expertos en los aspectos de nuestra vida que más nos gustan e interesan. Entendemos que no se trata de competir sino de compartir pues mientras ayudamos a los demás a lograr sus objetivos, mejor nos sentimos con nosotros mismos y más pronto alcanzamos los nuestros. Que la vida no apesta, sino que donde decidimos  enfocarnos es lo que afecta nuestro sentido del olfato.

Cuando aprendes a responsabilizarte por tus acciones, tus desiciones y tus pensamientos aprendes lo que es la libertad de tu espíritu, ya no te importa lo que piense el vecino, el compañero de trabajo o incluso tu pareja si no es algo que te haga sentir bien  y en paz contigo mismo,simplemente lo dejas ir como si jamás lo hubieses escuchado. Aprendes que no eres responsable de lo que los demás puedan pensar sobre ti por que cada quien es responsable de sus propios pensamientos y por lo tanto tu no tienes ningún control sobre lo que los demás piensen sobre tu vida sin embargo tienes 100% responsabilidad de lo que piensas tu mismo.

Pero sobre todo aprendes que la vida tiene la fragancia que quieras oler, que tú eres quien decides que escencia le quieres dar y que nunca mas la vida te va a apestar por que estás demasiado ocupado creando fragancias placenteras para vivirla!.

Haz que tu vida huela con tu fragancia favorita!.. el laboratorio está en tu mente, las escencias son las desiciones que tomas cada día. El procedimiento es tu enfoque. Decide siempre emanar un grato olor para ti y para los demás!

- Copyright © Motívate al Maximo! - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -