Escrito por : Ivette Soto lunes, 12 de enero de 2015





Hoy vamos a hablar de un tema que quizá piensen que puede ser un tanto esotérico pero para mí a sido una revelación en mi vida y me refiero a los diferentes niveles de vibraciones y como éstas nos afectan en nuestras vidas.

 Quiero aclarar, que no soy un gurú espiritual, ni soy coach de vida aunque he participado en varios programas de coaching y creo que han sido de gran ayuda en mi crecimiento personal y los recomiendo completamente, no soy psicóloga, ni psiquiatra, ni doctora o letrada en ningún tipo de estudios que me certifiquen hablar sobre estos temas pero hablo directamente desde mi propia experiencia, conocimiento y descubrimientos realizados desde que inicié mi camino a la búsqueda espiritual y a mi  autorealización personal. Por esa razón no es mi intención que etiqueten esto de malo ni bueno o de que emitan juicio alguno hacia mi persona, simplemente si encuentran algo que resuene con ustedes en su interior, investiguen, busquen y adáptelo a su vida siempre con la intención de crecer y mejorar.

 A mi experiencia Existen dos niveles de vibraciones claves que son las que día a día nos rigen o dirigen  nuestras vidas, son tan contrarias como el día y la noche. Una se denomina energía de alta vibración, la otra de baja vibración y entre estas hay diferentes niveles donde fluctuamos emitiendo nuestra vibración entre altas o bajas.

Ahora para entender esto completamente primero debemos partir de la premisa de que no somos un cuerpo viviendo una experiencia espiritual como muchos piensan que sólo pensamos en nuestros espíritus al momento de morir, sino que al contrario, somos un espíritu viviendo una experiencia terrenal con un propósito definido el cual es nuestra responsabilidad encontrar y desarrollar. Por tanto intrínsecamente somos un Ente viviendo en un cuerpo humano. Ya está comprobado científicamente a través de la física cuántica que absolutamente todo lo que vemos, tocamos, saboreamos, sentimos, olfateamos, escuchamos etc es vibración, Nosotros somos y emitimos nuestra vibración y esta vibración atrae otras vibraciones que estén en armonía con la nuestra. ¿Qué quiere decir esto? que dependiendo en que nivel de vibración estoy voy a atraer vibraciones semejantes a la que yo estoy emitiendo en ese momento.

 Estoy explicando esto de manera muy general pues es un tema sumamente profundo pero te invito a que si tienes dudas o preguntas con todo gusto las puedes hacer, si yo no tengo la respuesta les prometo que haré lo que esté a mi alcance para conseguirla.

 Ahora bien, partiendo de la premisa de que somos vibración, existen estas dos vibraciones contrarias básicas que son en el nivel mas alto que es El Amor el cual representa  a la Divinidad pura (Dios mismo)  y El Ego que es la vibración  en su nivel mas bajo el cual es representado por el miedo. En nuestro diario vivir nosotros vibramos frecuente e  invariablemente entre estos niveles o sea el Amor o el Ego.

  Ahora, ya dijimos que estos dos niveles de vibración atraen cosas semejantes por tanto cabe señalar que los niveles altos son los niveles positivos y los niveles bajos son los niveles negativos, entre estos dos niveles bases existen otros niveles que son los que nos van arrastrando ya sea en el caso de niveles bajos o guiando en el caso de niveles altos a vivir nuestra vida de una manera propositiva o a vivirla de manera autodestructiva.

 Al emitir vibraciones positivas o negativas obligatoriamente y esto es así gracias a la ley de atracción que es una ley tan real como la ley de la gravedad (ya que dijimos que las vibraciones atraen vibraciones semejantes) atraeremos a nuestras vidas resultados positivos o negativos. Esto no quiere decir que una persona que vibre positivamente va a estar carente de problemas en ningún modo, pero si va a saber lidiar con ellos y desenvolverse mejor que una persona que esté vibrando desde una energía negativa o baja.

 Siempre hemos escuchado hablar sobre el libre albedrío sobre todo si fuimos educados bajo alguna religión donde nos dicen que fue un regalo que se nos otorgó al venir al mundo el cual nos da la capacidad de elegir. Disponemos de esta capacidad para decidir cambiar nuestras energías bajas por energías altas (o viceversa)  y así poder lograr vibrar desde la divinidad que habita en nosotros, o desde el ego que nos mantiene prisioneros a través del miedo.


 Tú tienes el poder de elegir en que frecuencia quieres vibrar  y por tanto cambiar los resultados que vas a atraer a tu vida para que de este modo puedas vivir una vida con propósito y amor. Espero que mis palabras te hayan arrojado un poco mas de claridad sobre como trabaja la ley de atracción en nosotros y en nuestra próxima entrada estaremos hablando un poco mas sobre los diferentes niveles de baja energía  para que aprendan a reconocerlos pues conociendo al enemigo lo podemos neutralizar. Me despido hasta la próxima semana y les invito a renacer en un nuevo despertar de conciencia.
                                                                                                  Los bendigo en Amor, su amiga Ivette

- Copyright © Motívate al Maximo! - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -