Escrito por : Ivette Soto miércoles, 29 de junio de 2016








Todos tenemos talentos y capacidades únicas que son las que nos identifican e individualizan de los demás, sin embargo tenemos la paradoja de compararnos con otros que pensamos que hacen lo mismo y esto nos llena de inseguridades y muchas veces nos paraliza manteniendo así en un estado de supuesta comodidad que si somos totalmente honestos, detestamos pero lo mantenemos por el miedo.

No importa a que te dediques, cual sea tu renglón de trabajo y cuantas personas realicen un trabajo similar, nunca va a ser lo mismo pues todos damos nuestro toque personal a aquello que hacemos el cual es tan diferente como nuestras huellas dactilares.

Puedes poner a 4 personas diferentes a hacer un mismo trabajo con los mismos materiales y tendrás 4 productos distintos porque todos trabajamos de acuerdo a nuestra diversidad e individualidad. Es por eso que la industrialización se basa en maquinarias para poder dar uniformidad a un producto, pues las maquinas no tienen la capacidad humana de poner su toque personal a lo que haga. Entonces, ¿cuál es la necesidad de estar comparando nuestro éxito o fracaso de acuerdo a la medida de otros? Siempre que nos comparamos con otros pensamos que la otra persona hace las cosas mejor pues desde pequeños hemos sido programados para ver siempre mas verde el patio del vecino.

Sin embargo es cuando aprendemos a tomarnos a nosotros mismos como medida en base a nuestro propio crecimiento y evolución en nuestros niveles de aprendizaje desde nuestros inicios hasta el momento presente e intentamos mejorarlo constantemente, es cuando realmente logramos alcanzar la excelencia, porque nadie hace mejor que nosotros, aquello que sabemos hacer muy bien. Por tanto que tu medida de comparación de ahora en adelante sea tu propio desempeño, que tu mayor competidor sea la imagen que ves reflejada en el espejo, que cada día intentes hacer lo que haces bien de mejor manera,ya sea de una forma mas práctica, mas fácil, mas perfecta, mas eficiente. 

Aprende a dejar de juzgarte y comienza a admirarte como la medida a superar, y cuando mejores lo que haces, luego vas por mas, y cuando logres mas, supéralo y cuando superes lo logrado intenta volver a mejorarlo y verás que continuamente vas a dar y proyectar una mejor imagen de ti mismo al mundo, vas a continuar en aumento, en expansión y eventualmente serás modelo para muchos que te usarán a ti como medida de comparación porque no saben que la medida de nuestro éxito aumenta cuando dejemos de compararnos con otros y aprendemos a superarnos a nosotros mismos.

- Copyright © Motívate al Maximo! - Skyblue - Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -